El hombre que abrió fuego este sábado en un centro comercial en Allen, Texas, y dejó ocho personas muertas y al menos siete heridas fue identificado como Mauricio García, de 33 años, dijo este domingo el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Las autoridades aún no han encontrado un motivo específico del tiroteo en Allen, pero los investigadores descubrieron una amplia presencia en las redes sociales del atacante, incluido un posible vínculo con el extremismo de derecha.

A medida que continúa la investigación, otra comunidad estadounidense sufre las consecuencias de otro tiroteo masivo en un lugar público que alguna vez se sintió seguro: supermercados, escuelas y desfiles del 4 de julio.

La masacre se desarrolló en la misma semana en que un hombre armado abrió fuego en un centro médico en Atlanta, matando a una mujer e hiriendo a otras cuatro. Y llegó pocas semanas antes de que Texas cumpliera un año desde que 19 estudiantes y dos maestros fueron asesinados en la escuela primaria Robb en Uvalde.

El atacante de la masacre de este sábado fue asesinado por un agente del Departamento de Policía de Allen que estaba en el centro comercial atendiendo una llamada no relacionada, dijo la Policía. Los investigadores creen que el atacante actuó solo.