Fasecolda, el conglomerado representativo de las compañías aseguradoras, ha indicado que esta medida tomará en consideración el nivel de peligro asociado al uso de motocicletas, sin estar vinculada al valor del vehículo. «Esto es posible gracias a las autoridades brindadas por el Plan de Desarrollo, que permiten al Gobierno reformular el seguro obligatorio», afirmó el líder del grupo gremial.

La declaración cobra relevancia en el contexto del fracaso previo del Gobierno al intentar reducir el costo del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) para motocicletas, en un esfuerzo por mermar la evasión. «Antes de esta medida, el índice de evasión se situaba en torno al 60%, y en la actualidad persiste en el mismo nivel. Teníamos expectativas de reducir la evasión en un 50%, dada la reducción del costo del SOAT a la mitad», puntualizó Morales.

Vale la pena recordar que el SOAT no brinda cobertura en caso de daños a los vehículos, sino que se enfoca en proteger a las personas, incluyendo gastos médicos, ambulancia, discapacidad o fallecimiento.

De los 18.4 millones de vehículos que transitan por el país, únicamente 9.7 millones poseen un SOAT en regla. Esto significa que un 47% de los vehículos está pendiente de cumplir con esta obligación, en particular en el caso de las motocicletas. En total, son 11.2 millones de motos, de las cuales el 59% no está amparado por este seguro.