Cansados y frustrados por la constante ola de robos en el barrio ‘El Santuario’ de Barranquilla, un grupo de residentes tomó medidas drásticas para enfrentar a un ladrón que fue sorprendido cometiendo un hurto.

El delincuente se convirtió en víctima de la furia de la comunidad después de intentar robar a un ciudadano. Fue capturado por una multitud que, utilizando la llamada ‘paloterapia’, le hizo saber claramente que no sería tolerado en su vecindario en el futuro.

Este incidente ha generado un llamado a las autoridades, ya que la comunidad se está volviendo cada vez más agresiva ante los actos delictivos en diversos barrios de Barranquilla. La situación de inseguridad ha llevado a algunos habitantes a tomar la justicia en sus propias manos, lo que subraya la necesidad de acciones concretas para abordar y prevenir el crimen en la ciudad.

https://www.instagram.com/p/CvIzeRgM561/