El 3 de agosto, un basurero encontró restos humanos en una bolsa de fertilizantes en la isla tailandesa de Kho Phangan. Las autoridades identificaron a la víctima como Edwin Arrieta, un cirujano plástico colombiano de 44 años. Cuatro días después, el chef español Daniel Sancho, hijo del actor Rodolfo Sancho, fue arrestado y acusado de ser el presunto autor del asesinato.

Los hechos se remontan al 2 de agosto, cuando Sancho y Arrieta se reunieron en la isla para disfrutar de la fiesta de la luna llena. Sin embargo, las cosas tomaron un giro oscuro cuando Sancho confesó que asesinó a Arrieta de manera premeditada. La relación entre ellos se había vuelto problemática, ya que Arrieta amenazó a Sancho con divulgar fotos explícitas en internet, lo que afectaría su reputación y la de su familia.

Tras una cena juntos, Sancho empujó a Arrieta durante una discusión, dejándolo inconsciente. Luego, desmembró el cuerpo y deshizo los restos, arrojándolos al mar y al vertedero de la isla. A pesar de limpiar la habitación del hotel, las autoridades encontraron evidencia de la presencia de la víctima en el desagüe del baño.

Sancho acompañó a la policía a los lugares donde desechó partes del cuerpo. Durante el interrogatorio, afirmó que no fue forzado a confesar. La familia de la víctima pidió respeto en este momento confuso.

Los hechos se remontan al 2 de agosto, cuando Sancho y Arrieta se reunieron en la isla para disfrutar de la fiesta de la luna llena. Sin embargo, las cosas tomaron un giro oscuro cuando Sancho confesó que asesinó a Arrieta de manera premeditada. La relación entre ellos se había vuelto problemática, ya que Arrieta amenazó a Sancho con divulgar fotos explícitas en internet, lo que afectaría su reputación y la de su familia.

Tras una cena juntos, Sancho empujó a Arrieta durante una discusión, dejándolo inconsciente. Luego, desmembró el cuerpo y deshizo los restos, arrojándolos al mar y al vertedero de la isla. A pesar de limpiar la habitación del hotel, las autoridades encontraron evidencia de la presencia de la víctima en el desagüe del baño.