Un gigantesco incendio consumió una casa que servía como bodega de pinturas y otros elementos relacionados con esa materia, los que son inflamables.

Los vecinos del sector reportaron sobre la una de la madrugada del miércoles a este medio una fuerte explosión en la calle 32, entre carrera 38 y 37, barrio San Roque.

La magnitud de la conflagración generó pánico en los vecinos, quienes a esa hora se levantaron de sus camas y registraron con las cámaras de sus celulares Lo que ocurría en ese momento. Cinco máquinas del cuerpo de bomberos hicieron presencia en el lugar.

El incendio fue controlado a las 4:30 de la madrugada. Por fortuna no se conocen víctimas, solo daños materiales los que aún en este momento evalúan los expertos.

PD: Las llamas hicieron olvidar el Coronavirus, la mayoría de los curiosos salieron sin tapabocas.