La prestigiosa revista The Economist ha realizado un análisis exhaustivo del primer año de gestión del presidente Gustavo Petro, concluyendo que su gobierno se encuentra en una situación precaria, marcada por una serie de errores y una notable impopularidad.

En este sentido, el texto pronostica un revés para los aliados del presidente Petro en las elecciones regionales del próximo 29 de octubre. Se sugiere que los candidatos de su partido político podrían experimentar una derrota en las principales ciudades del país, incluyendo Bogotá, donde Petro ejerció como alcalde entre 2012 y 2015. De hecho, en caso de que este escenario se materialice, existe preocupación sobre la reacción del presidente, pues se menciona que el Gobierno ya está retrasando la asignación de recursos para las ciudades y cancelando licencias de proyectos clave.


El reportaje comienza haciendo hincapié en la falta de puntualidad del presidente Petro, ilustrada por su reciente viaje a China, el cual había anunciado como «inminente» pero que se retrasó ocho meses. Se esperaba que Petro rubricara la entrada de Colombia en la iniciativa de la Franja y la Ruta, pero llegó una semana después de la cumbre de la iniciativa, llevándose consigo una serie de acuerdos y grupos de trabajo destinados a fortalecer la colaboración entre ambos países.


«Un año después de asumir su mandato, Petro se encuentra en una encrucijada, y no solo en lo que respecta al manejo del tiempo», subraya el artículo de The Economist. El informe de la revista también hace un recuento de la caída en la popularidad del presidente Petro, resaltando la dimisión de figuras de orientación centrista, como José Antonio Ocampo, exministro de Hacienda, como punto de inflexión.

Asimismo, se mencionan los escándalos políticos, como la salida temporal del Gobierno de Laura Sarabia, quien ahora encabeza el Departamento de Protección Social, y la investigación contra su hijo Nicolás Petro por presuntas irregularidades financieras durante la campaña presidencial.