El Delegado de la Sala de Instrucción Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación visita la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, con el objeto de recaudar pruebas dentro del proceso de investigación abierto al Canciller, Álvaro Leyva Durán, y al secretario General, José Antonio Salazar Ramírez, luego de que decidieran declarar desierta la licitación para la expedición de pasaportes.

La Entidad busca establecer si con la decisión, que entrará en vigor el próximo 2 de octubre, se infringieron principios de la contratación estatal, y si la conducta de los servidores es causal de falta disciplinaria o se actuó al amparo de exclusión de responsabilidad.