Juliette De Rivero, la Representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se ha unido al llamado urgente para la liberación inmediata y en buen estado de salud del padre de Luis Díaz, así como de todas las personas que están en poder de grupos armados ilegales en Colombia.


De Rivero insta a respetar el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y a velar por la seguridad de la población civil en el país.

Esta acción refleja la preocupación y el compromiso de la ONU en la protección de los derechos fundamentales de las personas en medio de situaciones de conflicto y violencia armada.