Durante el quinto ciclo de diálogos entre el Gobierno colombiano y la delegación del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el jefe de la guerrilla, Pablo Beltrán, desmintió cifras de secuestrados atribuidas a su grupo y anunció la suspensión temporal de retenciones con fines económicos. Además, se confirmó la prórroga del cese al fuego, destacando el compromiso de liberar rápidamente a aquellos que estén bajo la responsabilidad del ELN.

Beltrán enfocó su intervención en desmentir las cifras de secuestrados, calificándolas de inexactas y resultado de distorsiones mediáticas. Aseguró que en la mesa de diálogo se realizaron aclaraciones y se establecieron compromisos, subrayando la importancia de desinflar las «burbujas mediáticas» que rodean el tema del secuestro.

La suspensión temporal de retenciones, anunciada por Beltrán, se enmarca en la prórroga del cese al fuego, indicando que se incluirá este acuerdo en los protocolos. El líder del ELN afirmó que no todos los casos de secuestro atribuidos a la guerrilla son reales, pero se comprometió a liberar rápidamente a aquellos que sí estén bajo su responsabilidad. Este anuncio busca delimitar el campo de responsabilidades del ELN y agilizar la liberación de personas afectadas.

El debate durante el ciclo de conversaciones también abordó la tensión generada por el tema del paramilitarismo, con Beltrán llamando al Gobierno a tomar medidas efectivas contra estos grupos. A pesar de los desafíos, el jefe de la delegación del ELN destacó la importancia de avanzar en el proceso de paz y reconciliación, superando obstáculos que afectan el cese al fuego.

Este anuncio representa un paso significativo en la búsqueda de la paz en Colombia, centrándose en la liberación de secuestrados y la extensión del cese al fuego, demostrando la voluntad de ambas partes en avanzar hacia un acuerdo sostenible.