En el corazón de Soledad, la indignación se apodera de la comunidad ante el brutal asesinato de un niño de 12 años en Barranquilla.

El trágico episodio tuvo lugar en el barrio Villa Zambrano, donde el menor, en medio de una riña entre pandilleros, fue empleado como escudo por uno de los delincuentes para resguardarse. En un giro desgarrador, otro contendiente asestó una puñalada fatal, segando la vida de Sebastián Piñeres Toscano.

La alerta sobre el incidente fue rápidamente emitida por los vecinos del sector, conmocionados por la violencia presenciada.

La Policía logró capturar al presunto agresor en tiempo récord, siendo trasladado a la URI de la Fiscalía del municipio para enfrentar el correspondiente proceso judicial.

El comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, coronel Dave Figueroa, expresó un enérgico rechazo a toda forma de violencia contra niños y adolescentes. Hizo un llamado a la comunidad para que continúe proporcionando información que permita a la Policía Nacional actuar con celeridad y eficacia frente a cualquier acto criminal.

La búsqueda activa se centra ahora en el pandillero que utilizó al menor asesinado como escudo durante la trágica riña, intensificando los esfuerzos policiales para asegurar que la justicia prevalezca en este desgarrador caso.