Desde el lugar donde fueron asesinadas seis personas en la madrugada de este lunes, el alcalde Jaime Pumarejo hizo un enérgico pronunciamiento en el que pidió contundencia en la aplicación de las penas privativas de la libertad, en relación con los delincuentes que se encuentran con medida de prisión domiciliaria, y que permanecen en las calles cometiendo delitos.

Reiterando lo que afirmó en el pasado consejo de seguridad y ante miembros del sector judicial, el alcalde Jaime Pumarejo insistió en que los criminales de alta peligrosidad no deben gozar de detención domiciliaria.

“Tienen que estar en la cárcel, tienen que estar incomunicados y no tienen que dárseles las herramientas para que sigan delinquiendo desde la cárcel o desde sus casas. El llamado es un energético rechazo a que esta situación se presente. A que tengamos que estar dando estos debates”, sostuvo Pumarejo, al término de su intervención en la Cátedra Caribe, de la Universidad Sergio Arboleda.