Los cuatro cambios de Juan Cruz Real para este juego: Walmer Pachecho, Daniel Esparragoza, Fabián Sambueza y Cariaco Gonzáles ofrecieron una actuación notable. Le respondieron al entrenador. Es así como 2 de ellos se asociaron para acción del primer gol. Fabián Sambueza entregó una magistral asistencia a Cariaco González, quien controló, transportó y remató dentro del área. Todo esto a los 11 minutos.  Gol medicinal que le quitó a los ‘tiburones’ un piano de encima.

Ese gol selló la suerte del juego. Millonarios en defensa nunca se acomodó. El equipo bogotano sintió la ausencia del costarricense Juan Pablo Vargas. El cuarteto posterior lució desubicado y dejó los espacios.

El cuadro de Barranquilla evidenció un comportamiento parejo. La defensa no fue muy exigida, pero en ataque quien sí se lució fue Miguel Ángel Borja, siempre inquietó y le ganó los duelos a los defensores Llinás y Murillo.

Junior marcó el segundo al minuto 31, Didier Moreno de golpe de cabeza, tras un tiro libre, pero fue invalidado por fuera de lugar.

La segunda etapa significó la misma tónica: Junior atacando y desperdiciando goles, en dos opciones el arquero Montero intervino en dos de ellas.

Pero a los 89 un error individual de Jorge Arias, quien intentó salir jugando, en una acción con el juvenil Cortés (18 años) perdió la bola luego de caerse al piso. Cortés asistió a  Jáder Valencia, quien puso el empate al minuto 89.

Cuando la caras largas y la sensación de injusticia se apoderaban de los rojiblancos, llegó el milagro. Un gol casi sin culpa, pero épico de Carmelo Valencia. ‘Tutunendo’ recogió una pared que no funcionó con Rosero ya que un defensor la rechazó. Valencia le pegó un poco mordido, pegó en un defensor y se metió.

Junior revivió en los cuadrangulares. Con amor propio y rebeldía . Una impresionante capacidad de reacción, le sirvió para entrar de nuevo en la conversación por el cupo en la final.