El mismo día en el que presentó a Teófilo Gutiérrez, en la víspera del juego ante Junior, el Bucaramanga asestó otro golpe: lo venció 1-0 en el estadio Alfonso López, en partido de la fecha 3 de la Liga.

Gonzalo Lencina marcó un golazo que evidenció las mismas falencias de antaño en Junior: pasividad en marca y un arquero al que le duele la media distancia.

La anotación mantiene una belleza superlativa. Fue un zapatazo desde fuera del área que se metió por el lado del arquero.

Junior generó opciones de gol, pero no pudo concretar, la mira de los artilleros no luce calibrada. La pólvora de los tiburones se mojó.

En 3 partidos Junior no conoce no  victoria.