Es insólito, el juego de Copa Libertadores entre América y Mineiro se suspendió 6 veces por los efectos de los gases lacrimógenos.

Los manifestantes se dieron cita desde las 3 de la tarde, con arengas para expresar su posición clara: «si noy hay paz no hay fútbol»

Media hora antes de iniciar el partido, inició la gresca. La misma escena dantesca de ayer: gases lacrimógenos vs piedras.

El juego de la víspera se suspendió apenas una vez, pero el de hoy, 6 veces porque los gases lacrimógenos lanzados por la Policía llegaron hasta la cancha.

El marcador final, eso es lo de menos. Las palabras de Marcelo Gallardo aplican para hoy también

«El resultado es anecdótico.