En la mañana de este jueves, se experimentó un enérgico movimiento telúrico en diversas urbes de Colombia. Según la primera evaluación emitida por el Servicio Geológico Colombiano, el epicentro fue localizado en el departamento de Meta, más precisamente en El Calvario, y tuvo una profundidad inferior a los 30 kilómetros. La magnitud inicial estimada es de 6.1.

A continuación, se percibió una réplica, de la cual aún no se dispone de información detallada. Las autoridades están rastreando posibles daños. El sismo impactó fuertemente en la zona norte de Bogotá, donde las alarmas sonaron y se ordenó la evacuación en varios edificios. Reportes similares llegaron de ciudades como Bucaramanga y Medellín. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, tuiteó que «no hay informes de tragedias, heridos o daños en infraestructuras», instando a mantener la calma y la serenidad.

López también agregó: «Continuamos con la verificación en todos los canales de emergencia». La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) comunicó que están llevando a cabo investigaciones en otras áreas del país. La Defensa Civil Colombiana confirmó evacuaciones en El Calvario, donde solo se registraron daños menores en ventanas de residencias y algunos establecimientos. En Villavicencio, se informó sobre un deslizamiento en la Vereda Argentina que afectó la carretera.

Este constituye el segundo temblor en la mañana del jueves 17 de agosto. El primero ocurrió en Ituango, Antioquia.

Sobre el mediodía también se sintió otro en Bucaramanga. No se ha establecido la profundidad ni tampoco los reportes de daños.