Reducir la deuda externa de los países latinoamericanos, con el fin de poder contar con el músculo presupuestal para tomar acciones de protección real de la selva amazónica, propuso el Presidente, Gustavo Petro, en la plenaria de la Asamblea de la ONU.

“Los convoco a salvar la Selva Amazónica integralmente con los recursos que puedan destinarse mundialmente a la vida. Si no tienen la capacidad para financiar el fondo de la revitalización de las selvas, si pesa más destinar el dinero a las armas que a la vida, entonces reduzcan la deuda externa para liberar nuestros propios espacios presupuestales y con ellos realizar la tarea de salvar la humanidad y la vida en el planeta. Lo podemos hacer nosotros si ustedes los del norte no quieren. Solo cambien deuda por vida, por naturaleza”, recalcó.

Durante su intervención en el evento central de la Asamblea número 77, el Jefe de Estado colombiano reiteró que el discurso mundial que habla de salvar este, que es el ecosistema más grande del mundo, “es hipócrita”.

“Nada más hipócrita que el discurso para salvar la Selva. La selva se quema, señores, mientras ustedes hacen la guerra y juegan con ella”, afirmó.

El Mandatario aseguró que, pese a que el mundo desarrollado reunió a los científicos para estudiar y determinar qué estaba ocurriendo con el planeta, con la destrucción sistemática de los ecosistemas, y los efectos de los gases invernadero, se prefirieron las guerras a las acciones con recursos para la preservación, que no es otra que la de la especie humana.

“Ustedes reunieron los científicos, y ellos hablaron con la razón. Con matemáticas y modelos climatológicos dijeron que se acercaba el fin de la especie humana, que su tiempo ya no es de milenios, ni siquiera de siglos. La ciencia prendió la alarma y dejamos de escucharla. La guerra nos sirvió de excusa para no tomar las medidas necesarias”, detalló.

Agregó que cuando más se necesitaban las acciones, cuando los discursos ya no servían, cuando era indispensable depositar los dineros en los fondos para salvar la humanidad, cuando había que alejarse cuanto antes del carbón y del petróleo “se inventaron una guerra y otra y otra”.

El Presidente Petro dijo que una gran paradoja vive el mundo, porque se habla de preservar la selva amazónica, pero por otro lado se busca destruir a como dé lugar a una de sus especies, que absorbe CO2, como es la hoja de coca, y de la lucha contra las drogas, que consideró fracasada.

“Destruir la selva, el Amazonas, se convirtió en la consigna que siguen Estados y negociantes. No importa el grito de los científicos bautizando la selva como uno de los grandes pilares climáticos. Para las relaciones del poder del mundo la selva y sus habitantes son los culpables de la plaga que las azota”, aseveró.

La crisis climática es en serio

El Presidente Petro también se refirió en su discurso al consumismo sin fin y cómo la crisis climática que vive el planeta ha generado guerras y la pandemia del covid-19.

“El desastre climático nos llena de virus que pululan arrasándonos, pero ustedes hacen negocios con las medicinas y convierten las vacunas en mercancías. Proponen que el mercado nos salvará de lo que el mismo mercado ha creado. El Frankenstein de la humanidad está en dejar actuar el mercado y la codicia sin planificar, rindiendo el cerebro y la razón. Arrodillando la racionalidad humana a la codicia”, dijo.

Manifestó que el desastre climático matará centenares de millones de personas y es un fenómeno que no es producido por el planeta mismo sino por el capital. “Le articularon a la lógica de la acumulación ampliada, los motores energéticos del carbón y del petróleo y desataron el huracán: el cambio químico de la atmósfera cada vez más profundo y mortífero. Ahora en un mundo paralelo, la acumulación ampliada del capital es una acumulación ampliada de la muerte”.

Explicó que, en la situación actual de la Selva Amazónica, hay un fracaso de la humanidad.

“Tras las hogueras que la queman, tras su envenenamiento, hay un fracaso integral, civilizatorio de la humanidad. La selva, el pilar climático del mundo, desaparece con toda su vida. La gran esponja que absorbe el CO2 planetario se evapora. La selva salvadora es vista en mi país como el enemigo a derrotar, como la maleza a extinguir”, concluyó.

También abordó el tema de la paz

El Presidente de la República, Gustavo Petro, pidió este martes, en la 77° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dialogar para acabar la guerra y convocó a Ucrania y Rusia a hacer la paz.

En el marco de su primera intervención como Jefe de Estado ante la Asamblea de la ONU, que este año tiene como título “Un momento decisivo: soluciones transformadoras para desafíos interconectados”, el Mandatario colombiano planteó que “la guerra contra las drogas ha fracasado” y “la lucha contra la crisis climática ha fracasado”.

“Les propongo y los convoco a América Latina para ello, dialogar para acabar la guerra. No nos presionen para alinderarnos en los campos de la guerra. Es la hora de la paz. Que los pueblos eslavos hablen entre sí, que lo hagan los pueblos del mundo”, expresó el Jefe de Estado.

Señaló que “la guerra es solo una trampa que acerca el fin de los tiempos en la gran orgía de la irracionalidad. Desde América Latina, convocamos a Ucrania y Rusia a hacer la paz”, añadió.

El Presidente de Colombia fue el quinto en hablar en el debate general de la Asamblea, después de que lo hicieran los gobernantes de Brasil, Jair Bolsonaro; Senegal, Macky Sall; Chile, Gabriel Boric; y de Jordania, el Rey Abdullah II.

En su intervención, el Presidente Petro se refirió a la gran riqueza natural y humana de Colombia y la contradicción frente a la violencia histórica.

“Vengo de uno de los tres países más bellos de la Tierra. Allí hay una explosión de vida”, sostuvo el Mandatario colombiano y agregó que el país “no solo es bello, es también violento”.

“Solo en paz podremos salvar la vida en esta nuestra tierra. No hay paz total, sin justicia social, económica y ambiental”, indicó más adelante.

Y subrayó que “estamos en guerra, también, con el planeta. Sin paz con el planeta.