Nicolás Petro, el hijo del presidente, vinculado a una investigación penal por los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, ha reconocido que la campaña de Gustavo Petro recibió financiamiento no legítimo.

El fiscal Mario Burgos durante la presentación de sus argumentos, mostró una línea de tiempo que indica el inicio del matrimonio de la pareja el 11 de abril de 2019, el primer pago de 24 millones que recibieron el 12 de mayo de 2021, y las reuniones en las que se habrían entregado los $600 millones en dos entregas, en Barranquilla, por parte de Gabriel Hilsaca.

El fiscal Mario Burgos explicó que durante el interrogatorio, Nicolás Petro proporcionó nueva información sobre varios hechos. En particular, se refirió a la financiación de la campaña presidencial de Gustavo Petro, la cual aparentemente habría superado los límites legales y parte de ella no habría sido reportada adecuadamente a las autoridades.

Petro, de 37 años, según el fiscal, admitió haber recibido sumas significativas de dinero de Santander Lópesierra, conocido como el hombre Malboro, Gabriel Hilsaca Acosta, y Óscar Camacho. Estos fondos fueron utilizados para su beneficio personal y para aumentar su patrimonio de manera injustificada. «Otra parte de estos fondos fue invertida en la campaña presidencial del año 2022».

El joven podría enfrentar prisión domiciliaria. La Fiscalía ha determinado que la información que ha proporcionado es suficiente para evitar que se solicite su encarcelamiento.