La escritora y abogada “orgullosamente riohachera«, pero nacida en Barranquilla, Marga Lucena Palacio, presenta ‘Inmigrado’, una obra que en 192 páginas distribuidas en  tres capítulos relata la historia de Carmen Matilde Romero, una mujer que desde su tierra natal, tuvo que emigrar a un nuevo mundo.

Carmen Matilde encarna las ganas del colombiano y latinoamericano cuando decide por salir de su país. Ella nunca  se da por vencida y libra una dura batalla por la supervivencia en un ‘Nuevo Mundo’, un lugar para ella totalmente desconocido, y junto a Salvatore emprenden la ventura del amor con verdadera entrega.

“Narra el profundo arraigo, amor que una persona siente a pesar de haberse alejado siente por su tierra, en este caso mi corazón amante de mi Costa Caribe y de Colombia”, explicó la escritora.

La obra es una simbiosis y hasta cierto punto su historia. Ella emigró a Italia hace 20 años, “narra las costumbres del pueblo italiano y del pueblo Caribe”, añadió.

El libro ya se posicionó en el top 10 de los más vendidos de Amazon.

Sobre la autora

“orgullosamente riohachera», nacida en Barranquilla, Colombia, el 19 de septiembre de 1968.

A temprana edad llegó a Riohacha, La Guajira, la tierra de sus ancestros y transcurrió su vida escolar en el Colegio la Sagrada Familia.

Posteriormente se graduó de Derecho y como Especialista en Administración Pública en la Universidad del Norte de Barranquilla.

Trabajó en el gobierno departamental de La Guajira hasta poco antes de radicarse, en el año 2000, en Varazze, un destino turístico de la Ribera Ligure italiana, donde reside con su esposo el Ingeniero y Físico Nuclear Giacomo Puppo y su unigénito adolescente, Stefano.

En el 2001 publicó su primer libro, «Latiendo», una novela que describe, en su estilo costumbrista, la Riohacha de los años 80.

A pesar de haberse radicado hace más de 20 años lejos de La Guajira, la autora ha mantenido un estrecho vínculo con sus paisanos y para nutrir ese cordón umbilical con su amada tierra, mantiene encendida la máquina del tiempo, transportando a los lectores de su columna semanal en el Diario del Norte a esa Riohacha en donde vivió durante su niñez y juventud, a través de sus emotivos escritos.

«Las letras son una poderosa herramienta que utilizo como una válvula de escape de las emociones con las que mantengo, aun en la distancia, mi identidad incólume y mi yo guajiro, intacto” -afirma.