En un partido y un ambiente muy difíciles, Lucho Díaz  decidió el encuentro. Fuerte y rápido con el balón, eficaz en el remate y trabajando muy duro para su equipo en defensa.  El Liverpool fue el claro dominador de la primera mitad. Los de Klopp salieron con todo durante los primeros minutos y se adelantaron en el marcador gracias a un contundente remate de Konaté a la salida de un saque de esquina.  Sin embargo, lejos de bajar su nivel y conformarse con el resultado, el conjunto inglés siguió apretando y encontró su premio al anotar el segundo tanto pasada la media hora de juego a través de de una buena combinación que culminó Sadio Mané, haciendo así el senegalés su gol número 22 en la UEFA Champions League.

«Ha sido importante el gol que he marcado porque nos da un buen resultado, ahora lo más importante es descansar. Sabemos que esto aún no ha terminado, ya que es un equipo duro y estamos preparados para enfrentarnos a cualquier rival en cualquier partido. El Benfica es muy bueno, obviamente sabemos el resultado que tenemos, por lo que estaremos preparados», dijo el Guajiro.

A pesar de disponer de algunas ocasiones al contragolpe, sobre todo en las botas de Rafa Silva, Darwin Núñez y Gonçalo Ramos, sumadas a la más clara de Otamendi, los locales fueron inferiores en la primera parte y Vlachodimos acabó salvando a su equipo en varias ocasiones para evitar una goleada más abultada. Sin embargo, las ‘Águilas’ tiraron de orgullo tras el paso por vestuarios y las cosas fueron muy diferentes tras el descanso.

Un fallo de Konaté permitió a Darwin Núñez anotar su quinto tanto en la Champions League este curso y dar esperanzas a los locales, que tuvieron ocasiones para empatar a raíz del tanto del delantero uruguayo. Sin embargo, el Liverpool aguantó el impulso de los portugueses y Luis Díaz, ex del Oporto, anotó su segundo gol frente al Benfica para encarrilar todavía más la eliminatoria a favor de los de Klopp, que suman un pleno de cinco triunfos a domicilio esta temporada en Europa.