Ante el aumento de las extorsiones en la región, las Estaciones de Servicio de Barranquilla y Soledad están evaluando la opción de llevar a cabo un cese de actividades como medida de protesta. Varios establecimientos de combustible han decidido cerrar en puntos críticos de Soledad en un intento de mostrar su descontento.

En  una reunión del gremio para discutir y adoptar las medidas necesarias frente a esta situación, se ha planteado la posibilidad de un paro que podría extenderse durante 24 o 48 horas en todas las estaciones de servicio del área metropolitana de Barranquilla.

Es llamativo el hecho de que los últimos dos ataques contra estaciones de gasolina hayan sido dirigidos a la compañía PUMA, ambas empresas propiedad de un hijo de un exalcalde de Barranquilla. Estos incidentes han generado inquietud y han elevado la tensión en la comunidad.

Cabe recordar que recientemente un bombero perdió la vida en un ataque perpetrado por delincuentes en moto durante el pasado fin de semana. Las extorsiones a las estaciones de servicio se realizan de dos formas: directamente a los trabajadores, exigiéndoles pagos o suministro de combustible, y mediante amenazas a los propietarios de los establecimientos a través de llamadas vía WhatsApp.

Ante un respaldo de las autoridades, las Estaciones de Servicio de Barranquilla y Soledad están decididas a tomar medidas para enfrentar esta problemática que afecta tanto a los trabajadores como a los dueños de los negocios. El cese de actividades se plantea como una forma de presionar a las autoridades competentes para que tomen acciones contundentes contra los responsables de estas extorsiones.